Son las 21 de la noche, estás en casa cenando y suena el teléfono. No es tu madre, que quiere saber cómo está tu pequeño retoño, es una campaña de marketing de una famosa empresa de telefonía que hace que se te atragante el trozo de tortilla que estabas ingiriendo. ¿A quién se le ocurre llamar a estas horas?

Este es el peor de los casos en los que nos encontramos los consumidores, pero en muchas ocasiones las llamadas son constantes en días impares a cualquier hora del día.

Podemos decir, amablemente a nuestro interlocutor que no estamos interesados pero sabemos que la llamada va a volver a repetirse.

Lo mismo ocurre con el spam postal que recibimos en nuestro buzón analógico o digital.

La mejor noticia es que podemos poner freno a estas intrusiones formando parte de la Lista Robinson.

 

¿Qué es la Lista Robinson?

En muchas ocasiones hemos oído hablar de esta famosa lista que debe su nombre al náufrago Robinson Crusoe, de Daniel Dafoe.

¿Pero sabemos realmente para qué sirve o cómo apuntarse en ella?

La Lista Robinson es un servicio gratuito para los consumidores, y previo pago para las empresas que te excluye de recibir publicidad de cualquier tipo, si no eres cliente o no has dado tu consentimiento.

Los primeros inscritos a la lista datan de los años 90 cuando se limitaba al correo postal.

La cosa ha ido aumentando hasta los casi 570.000 usuarios, siendo el canal telefónico en el que más inscritos hay.

El responsable de esta lista en nuestro país es Adigital, que gestiona con el visto bueno de la Agencia Española de Protección de Datos.

¿Cómo apuntarse a la Lista Robinson?

De forma sencilla puedes apuntarte a la lista a través de la web de Adigital, aportando tus datos personales como nombre completo, DNI, fecha de nacimiento o email. Y puedes elegir en qué medio deseas aparecer y no recibir publicidad: teléfono móvil, fijo, email…

Desde Adigital informan que la aparición de la lista se hace efectiva pasados tres meses desde la fecha de inscripción.

 

Las empresas deben consultar la Lista Robinson.

Las empresas están obligadas a consultar las listas de los datos de los consumidores a los que va dirigida la campaña de marketing que van a lanzar. Y en ningún caso, dirigirse a las personas que aparecen en dicha lista.

Si a pesar de estar inscritos, seguimos recibiendo spam telefónico, podemos dirigirnos a los Órganos de Consumo de las distintas administraciones Públicas y presentar una reclamación en materia de consumo.

Desde Tria Advocats podemos informaros y ayudaros para poder vivir tranquilos y aislados publicitariamente como nuestro famoso náufrago.